Entrevista con Rodolfo Calvo Fonseca
Publico&Privado
Por Publico&Privado

Rodolfo Calvo es un chiapaneco que nació el 12 de noviembre en Venustiano Carranza, municipio de zona montañosa localizado en la depresión central de Chiapas y llamado antiguamente San Bartolomé de los Llanos y cuya gente es conocida por su alegría y su trato afable hacia los demás. José Rodolfo emigró a Tuxtla Gutiérrez desde muy niño. Y entonces conoció el lado áspero de la pobreza. Las carencias en la familia no provocaron, sin embargo, desaliento o frustración, sino todo lo contrario: les dieron bríos para luchar seguir adelante.

Hombre de retos, hiperquinético desde la mocedad pero ordenado y metódico, Rodolfo Calvo mostró a partir de su niñez un gusto especial por la lectura y la escuela. Y hasta ahora, ya de adulto, no deja de estudiar y a la vez trabajar. Es un estudioso y lector empedernido que devora todo: buenos libros, revistas de arte, de política, de cultura, de arquitectura, periódicos nacionales y también lee el diarios nacionales e internacionales. Con una idea clara de lo que es el liderazgo, en los tiempos de la adolescencia él coordinaba a los hermanos para trabajar y estudiar, siempre escuchando los consejos sabios de la madre y de su abuela, tomando el ejemplo de ella de disciplina, respeto hacia los demás y perseverancia. Sólo el desánimo o la fatiga no tenían lugar en el seno de su familia.

Los ratos libres, muy escasos, los invertía en otro de sus gustos predilectos: el deporte. En día, consciente de que el ejercicio también es salud, corre en Caña Hueca todas las mañanas y por las noches, luego de atender sus empresas y de terminar sus jornadas de catedrático en la UNACH, va al gimnasio Sport Tuxtla, propiedad de su hijo Rodolfo Jhovani Calvo, a dar instrucción de tae kwon do. José Rodolfo Calvo a lo largo de su vida ha conquistado, sí conquistado, lo que se ha propuesto. A diferencia de otros él no heredó nada: sólo el talento y la visión de sus padres. Lo que tiene (aunque él pone de lado lo material para ponderar valores morales y salud, por ejemplo), su extenso y cada vez más próspero emporio de medios de comunicación lo ha construido cimentado en su esfuerzo y, eso sí, con mucha honestidad y sudor.

Su niñez fue feliz no obstante las penurias. Si bien podría decirse que hoy José Rodolfo Calvo Fonseca es un hombre completo, atrás suyo hay una etapa de mucha dedicación, horas extenuantes de clases y desvelos, de aquellas en las que el muchacho combinaba su trabajo de taxista o de barman para poder sostener sus estudios y asistir a la Universidad y aun así, trasnochado, alcanzar excelentes calificaciones y graduarse con honores en la licenciatura de Contaduría Pública por la Universidad Autónoma de Chiapas a la que poco después regreso pero en calidad de maestro. - See more at: http://www.lanuevafm.com.mx/radio/chiapas/quien-es-jose-rodolfo-calvo-fonseca/#sthash.Jhp7RGgr.dpuf